"Memories of the Soul"... DRAMIONE TERMINADO

Esta sección contiene long-fics que ya han sido finalizados y one-shots.

Moderador: Locurita

"Memories of the Soul"... DRAMIONE TERMINADO

Notapor HTEBAZILE » Mié Jun 24, 2009 6:51 pm

HOLA! HOLA!

ESPERO TODOS ESTEN MUY BIEN AQUI :D
Como podrán ver soy nueva, este es mi segundo fic pero el primero que publico en este foro, espero todo vaya bien. Este fic es un Dramione, como la mayoría de lo que escribo, lo hare corto, no soy buena escribiendo fics largos así que sin mas que decir espero lo disfruten.


Disclaimers. Todos los personajes aquí presentados son obra y autoria de J.K Rowling, a excepción de algunos que he creado con motivo de este fanfic.

PROLOGO



Si me hubieran dicho que una persona podía enamorarse en una semana hubiera dicho que era una locura, pero ahora a mis 72 años de edad puedo decir que he vivido lo suficiente para darme cuenta que el amor se da donde menos uno lo imagina… yo jamás hubiera imaginado ni aun en mis locos sueños que este, se presentaría a mi puerta, al menos no tan pronto. A veces solo hay que esperar y tener paciencia, la persona ideal puede estar a la vuelta de la esquina y nosotros ni siquiera nos enteramos…

**
Eran las siete de la mañana ya había despertado, lentamente se incorporo, parecía que alguien había clavado una ahoja enorme en su espalda, suspiro resignada, ni hablar, los años definitivamente hicieron estragos en su cuerpo, con pesadez se metió a la ducha para salir en unos momentos después ya vestida, se encamino al tocador, observo su rostro como todas las mañanas solía hacer, como siempre las arrugas seguían ahí, la piel era flácida y pecosa, definitivamente era una anciana de edad avanzada, sin mucho detalle se hizo una coleta y salio de la habitación, camino por un largo pasillo adornado de numerosos retratos, en unos aparecía una mujer con el pelo castaño cayéndole por los hombros, estaba sentada sobre las piernas de un joven.

-buenos días querido, espero hayas dormido bien- suspiro- que te parece, ya no luzco como antes- sonrío ala foto de aquel hombre, para la anciana ya era costumbre saludar a su marido todas las mañanas aunque solo fuera mediante una foto.

Cuando llego a la cocina preparo su desayuno, en realidad solo puso cereal y leche en un tazón y lo llevo frente a la gran ventana de la cocina, ahí se sentó a desayunar, miro lo que se asomaba tras las ventanas, un hermoso jardín ahora un poco descuidado.

-trate de cuidarlo como hubieras querido- susurro al viento antes de salir de la habitación. Entro en un pasillo que daba una completa vista de la casa, desde ahí se veía la entrada de algunos cuartos, la sala, la cocina, hasta el patio. Fue hasta su mueble preferido, ahí sentada recorrió con la vista la casa, y una vez mas se hundió en los recuerdos, después de todo de que otra cosa pueden vivir los ancianos si no es de preciosos momentos de su juventud, levanto la vista y observo el sillón de enfrente.

-ya, ya esta bien lo siento- le decía un hombre sentado en ese sillón - yo tuve la culpa prometo que no volver a ocurrir- le dijo levantando la mano, con burla en el gesto.

-no me importa que me prometas, siempre es lo mismo contigo, dices “ te prometo que voy a sacar la basura”, “voy a limpiar el garage”, “voy a llevar a Hope a la escuela”… “voy a regresar temprano, para que tu y yo podamos hacer cosas de adultos”- un leve rubor aparecio en la cara de la mujer al ver la sonrisa seductora de su esposo-… bla, bla, quiero hechos, si señor aunque ponga esa cara- dijo apartando la mirada del divertido hombre.

-vamos llevas dos días enojada ¡por que no hemos tenido sexo!- se acerco a ella posando sus brazos sobre el respaldo del sillón encerrándola- eso puede arreglarse- se inclino y beso su frente, bajando hasta sus ojos, luego su nariz y por ultimo sus labios, gracias a dios la hija dormía placidamente en su habitación. Si las paredes hablaran cuantos secretos nos contarían.


Se llevo la mano a la cabeza y suspiro, de eso ya habían pasado décadas, observo su mano con la piel arrugada y pecosa, los dedos eran diferentes tenían un ligero enroscamiento, ahora ya sabia la razon del poema “juventud divino tesoro, ya te vas para no volver cuando quiero llorar no lloro y a veces lloro sin querer”… pero ella no lloraría había hecho una promesa, y primero muerta que romperla, asi es como era ella así es como era, asi era Hermione Granger.

**************

-¡abuela, abuela! ¡despierta!- sintió que la sacudían a tirones por lo que tuvo que abrir los ojos.
-Marian, mi niña, cuando han llegado hasta aquí- dijo con una sonrisa en los ojos.
-mama, no me digas que te has quedado dormida ahí en ese sitio desde que te levantaste… hay mama que vamos hacer contigo- dijo una mujer alta con el pelo castaño, sin duda hermosa, tenia un aire de superioridad en la mirada, de ese que solo lo presentan los artistas mas famosos de televisión y una sonrisa llena de dulzura que hacia un contraste extraño, fuera de lugar pero muy hermoso.
-… Hope, cariño ya no tengo 25 años, se puede decir que estoy robando oxigeno- dijo y con trabajo se incorporo del sillón.- y díganme, no es que me moleste su visita pero porque están aquí- pregunto observando a las mujeres, bueno mujer y niña.

- no me digas que de nuevo lo has olvidado, es Navidad mama, Jim esta estacionando el coche y Love esta en tu cuarto, ya sabes como es ella… ahh no se que voy hacer con esa niña- exclamo con tono martir.

-tranquila, además si no mal recuerdo ya no es una niña, ya tiene 15 años- dijo la anciana siguiendo a su hija hasta la cocina.
-voy a preparar la cena, Jim dijo que invitaría a Yoshi.
-¿Joshi?
- si es un nuevo amigo del trabajo, no se separan para nada, ven los juegos juntos, van al boliche, beben juntos… ahh creo que si no me apuro, el tal Joshi me va a suplir como esposa- rio entre dientes de su propio chiste, la anciana la miro con el ceño fruncido.
-heredaste mi sentido del humor, realmente malo- suspiro a lo que la hija solo puso los ojos en blanco.
- en realidad Joshi tiene una bella familia, su esposa es muy amable- sonrío.
- bueno iré con las chicas, esta vieja no puede meter las manos ya en la cocina.
- lo bueno es que herede, las habilidades culinarias de mi padre… Lo siento mama- dijo apenada, desde la muerte de su padre a pesar de que ya transcurrieran muchos años no se pronunciaba su nombre en esa casa, no era precisamente una regla pero todos lo hacían.
-esta bien, la verdad creo que me hace bien hablar - sonrío y salio de la cocina.
-mama…- susurro la mujer con un nudo en la garganta pero la anciana ya se había marchado.

-abuela, abuela cuéntame una historia- suplicaba la pequeña al verla entrar, la anciana parecio meditarlo por un segundo y asintió.
-de acuerdo, pero llama a tu hermana, les contare la historia a las dos- la niña salio como un rayo, directo a donde estaba su hermana, regresando con ella en pocos segundos.
- ya estoy aquí, que pasa- dijo la joven con gesto molesto- estaba en algo mas importante- señalo el libro que llevaba en las manos, la anciana sonrío.
-creo que no somos tan distintas querida, a mi también me gustaban los mangas cuando tenia tu edad- la joven se asombro pero inmediatamente cambio el gesto por uno de indiferencia.
-ahh…
-vamos, Love, siéntate atrasas a la abuela- dijo la chiquilla impaciente, ya estaba sentada en el suelo a un lado de su abuela, era una hermosa pequeña vivaracha y con mucha energía por sus hombros caían hermosos rizos y tenia los ojos verdes mas hermosos que cualquier persona pudiera observar.
-cállate mocosa… no me llames por ese nombre tan ridículo, ya te dije como quiero que me hables…
- si si ya se Calicho- sonrío y se dirigió a la anciana.- empieza abuela.
-es Calixto, tonta.
-ya, ya es suficiente- intervino la anciana- les voy a contar una historia
-alguien dijo historia- dijo un hombre entrando en la sala.
-hola Jim, gusto en verte, estaba por contar una historia a estas hermosas mujeres- se dirigio a las espectadoras.
-OH, les importa si también escucho - dijo el hombre sentándose en el piso.
-esta bien.
-solo escuchare porque no hay nada mejor que hacer- dijo “Calixto” con indiferencia.

-bien ahora que estamos todos reunidos, les contare una historia, que si bien es cierta o falsa no importa, lo importante es como precisamente tu nombre lo dice querida, el AMOR, y las barreras que este sentimiento puede romper, si el día antes de mi cumpleaños numero 19 me hubieran dicho que el amor vencería hasta la muerte sin duda me hubiera echado a reír después de todo yo aun ni siquiera lo conocía.




SI LES HA GUSTADO HAGANMELO SABER Y SI NO TAMBIEN :D , IBA A SEGUIR SUBIENDO PERO CREO QUE MI COMPUTADORA SE HA VUELTO LOCA
EN FIN QUE TENGAN UN BUEN DIA
Última edición por HTEBAZILE el Vie Mar 05, 2010 3:08 am, editado 3 veces en total
Ely




Fic:
One-shots:



Nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie.
Avatar de Usuario
HTEBAZILE
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jun 24, 2009 6:36 pm

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor ASHLEY14 » Mié Jun 24, 2009 8:24 pm

hola
me llamo
ashley
pero
puedes decirme
ash o como sea
en fin
me he leido el fic
y me has imprecionado
puesto que nunca habia leido un fic igual
y eso que he estado en muchos foros
espero sigas
me ha gustado.
bye.
"MI pAsaDo, mi PreSEntE y Mi FUtURo: sIemPRe SerA mI paDRe VoLDEmORt"
"pUedO caMBiaR esO, SolO deJAmEaYUdArtE"


disfraz-dramione-t54680.html - terminado
legado-riddle-t57294.html
Avatar de Usuario
ASHLEY14
 
Mensajes: 61
Registrado: Mar Jun 09, 2009 12:22 pm

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor HTEBAZILE » Mié Jun 24, 2009 8:48 pm

hola hola



yupi!!!


ya no se siente tan frio y solo el fic

gracias ash!! en verdad me alegro que te este gustando

espero continues leyendolo :D
Ely




Fic:
One-shots:



Nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie.
Avatar de Usuario
HTEBAZILE
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jun 24, 2009 6:36 pm

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor HTEBAZILE » Mié Jun 24, 2009 8:51 pm

y bueno como no me gusta hacer esperar
aki dejo atra parte recien salida
espero la disfruten y no salga tomateada xD



CAPITULO I LUNES

PARTE PRIMERA

Era la media noche el domingo ya había terminado, y yo como toda una cenicienta regresaba a casa... si, así es precisamente como me sentía, tenia tantas ganas de gritar de felicidad, aun podía recordar sus palabras.

-Hermione… desde hace tiempo, mucho tiempo, que querido decirte una cosa- dijo el apenado pelirrojo, estaba completamente rojo, escondía algo tras su espalda.- este… pues…
-vamos Ron, habla, Ginny me espera- si bueno la paciencia no ha sido nunca una cualidad propia.
-este la verdad… es que…este…- lo mire con aire aburrido, y di vuelta sobre mis talones dispuesta a marcharme, apenas di unos pasos cuando dos brazos me rodearon, el estaba tras mi espalda, y yo podía sentir su corazón palpitar tan fuerte que creí que se le saldría, con sus dos brazos aun rodeándome puso una cajita frente a mi, sin voltearme y algo extrañada la desenvolví, era de un terciopelo suave de color rojo sangre, con curiosidad la abrí, lo que había dentro me sorprendió tanto que tense todo mi cuerpo, por lo cual el me libero, lenta y mecánicamente me di vuelta para verlo a la cara.

- se que tal ves me rechaces, por que habrías de aceptar después de todo ni siquiera somos novios, es solo que yo… te he amado desde que te conocí y quisiera que jamás de fueras de mi lado…
-…. Ron yo…
-esta bien, solo consérvalo, considéralo un regalo solo de amigos, solo eso…-con la cara gacha se dio vuelta y camino por el largo pasillo de su casa….

Ahora fui yo quien lo detuvo rodeándolo con mis brazos- acepto… yo acepto Ronald Weasley.

Se giro bruscamente y me tomo en sus brazos, con ternura poso sus labios sobre los míos y me abrazo con tanto amor despejando todas mis dudas.

No sabia si estaba haciendo lo correcto, pero no era un secreto que yo desde hace mucho tiempo no hacia otra cosa mas que pensar en ese pelirrojo de esas hermosas pecas, así que me deje llevar y solo seguí lo que mi corazón o cualquier órgano me decía, mas feliz no podia ser.

-Ronald… es hora de regresar a la fiesta… recuerda soy la del cumpleaños- logre articular entre besos.
-lo se es por eso que te doy tu regalo- siguió besándome, me sentí en los brazos de Dios, por amor de todas las cosas buenas que existen rogaba que no fuera un sueño, después de todo antes ya había soñado algo parecido, de repente te separo de mi y tomo la cajita de mis manos.
- Hermione Jean Granger, se que no soy un hombre rico, no soy muy listo, ni muy afortunado, pero si se una cosa el día que te conocí mi suerte cambio, te metiste en lo mas profundo de mi ser y ahora quiero que te quedes ahí por siempre, por favor acepta ser mi esposa- podría alguien negarse a tal propuesta, la respuesta es si.
-escúchame perdedor, no voy a desperdiciar mi vida con alguien tan patético y detestable como tu, ahora hazme el favor y piérdete- respondí con los ojos desorbitados, que estupideces eran las que había dicho, solo sentí como si algo hablara por mi, dos lagrimas rodaron por mis mejillas al ver la expresión de Ron, me veía pero a la ves no, tenia una completa y panorámica vista de su corazón roto en mil pedazos.

No sabia como arreglarlo, pero lo cierto es que yo quería casarme con ese pelirrojo, mi mente trabajo mas que nunca, por Dios, que podía hacer, con cada segundo que pasaba el corazón de Ron se reducía a cenizas, lentamente tome el anillo y lo introduje en mi dedo.

-se que quien eres, llevo muchos años de conocerte, cada ves que te veo algo extraño pasa en mi, pierdo el control de mi cuerpo, me falta la respiración solo me pasa algo por la mente y eso eres tu, jamás las palabras que escuchaste saldrán de mi boca, por que se que te hieren mas de lo que yo me pueda imaginar… la primera ves que te vi supe que eras el hombre que había estada esperando, mi cuerpo y mente reaccionaron a tu presencia, todo este tiempo he estado esperándote por que algo dentro de mi decía que a pesar de que te fueras con otra regresarías a mi, yo- mas lagrimas salían de mis ojos- realmente seria muy feliz siendo tu esposa, así que por favor casémonos- ¿casémonos?, ahora que lo pienso suena ridículo, pero bueno al parecer esas palabras eran las adecuadas para reparar su corazón, por que me regalo una sonrisa de esas que te alegran con solo mirarlas, de las que dicen que vienen del alma.

-vamos, hay que decirles a todos, que eres mi prometida- me miro observándome cada detalle- te amo Hermione, en verdad te amo tanto- deposito nuevamente un beso en mis labios y tomo mi mano para dirigirnos al comedor donde se celebraba mi fiesta.
-en un momento te alcanzo, tengo que retocarme un poco, vale- se inclino hacia mi depositando un beso en mi frente.
-vale.-dio vuelta y se perdió tras doblar a la derecha.

Casi corrí hasta el baño, al llegar cerré la puerta tras de mi.

-pero que diablos… por que dije eso- susurre para mis adentros.
-eso es fácil, tu no lo hiciste- respondió una voz, trate de buscar de donde llegaba pero nada, era como si emanara de mi interior, sonreí para mi misma, tal ves leer tantos libros, o ver anime junto con mangas estaba desquiciándome, me eche agua en el rostro y salí, dispuesta a ser la futura señora Weasley, después de todo mi vida empezaba a mejorar al menos por ahora.
El resto de la noche hasta las doce transcurrió sin mas, abrí los regalos, ahora tenia unos hermosos guantes de lana obsequiados por mi amiga Ginny, una cartera por parte de Luna muy especial amiga, un libro de poemas cortesía de Harry Potter, un suéter de lana por parte de mi futura madre, el solo llamarla así hacia un nudo en mi estomago, es cierto que siempre había querido una familia grande, desde que mi madre había muerto ya hace un año mi padre se dedico a viajar por su trabajo, cada ser humano tiene distintas formas de enfrentar el dolor y no me sentía con el derecho para juzgarlo. Gracias al destino desde que empecé los estudios conocí a mis mejores amigos hasta ahora.

-Bueno nos vamos- se despidieron Luna y Harry, que desde hace unos meses vivian juntos, era en realidad una historia bastante interesante, pues ellos dos eran completamente distintos, Luna iba a la misma universidad que nosotros, yo estaba en la facultad de letras mientras que ella y Harry en Ingeniería, al principio Luna iba en un semestre menor y tenia problemas con varias materias así que Harry fue su tutor, Luna no era precisamente una mujer que vivía en este mundo, al contrario siempre soñaba y fantaseaba con otros mundos, cosas paranormales o seres fantasiosos, cosa que Harry detestaba, un día al ir en una investigación de campo se perdió, lo único que supimos después es que Harry la había encontrado y tiempo después ya eran novios, fue extraño.

-no es tan difícil deducir lo que haya sucedido- susurro Jim a la anciana, a lo que ella sonrío con complicidad.
-hay una niña presente, saben- protesto Calixto (por no molestar a ningún personaje) molesta.-abuela dijiste que seria una buena historia, hasta ahora mas que divertirnos nos aburres, me largo- se puso de pie dispuesta a irse.
-por favor quédate Calixto- dijo con paciencia la anciana, la muchacha sonrío después de todo al menos la llamaba por ese nombre.

La anciana se aclaro la garganta.


Después de la fiesta que mas que nada solo era una reunión, extrañamente a nadie la extraño o sorprendió nuestro repentino compromiso, después de la velada Ron se ofreció llevarme a casa pero yo tenia auto así que no le necesidad para que mi prometido se regresara solo a deshoras de la noche a pie.

-Hemrs te veo luego- dijo sin siquiera soltarme un poco, pues me tenia tomada de la cintura ya junto a mi coche.
-si te veo después- dije hipnotizada por el aliento de su boca- bueno ahora si me voy-me aferre a su cuello mientras poseía mis labios.
-no veo que te quieras ir… por que no mejor te quedas- dijo separándose un poco, aunque la oferta era tentadora, era demasiado para mi, después de todo ese hombre se había saltado el paso del noviazgo para pasar de hecho al compromiso, si quería algo mas de mi le tenia que costar. Me despedí con un beso rápido entrando inmediatamente al coche. El camino de vuelta a casa fue como si mi algo dentro de mi abandonara mi cuerpo para ir a danzar con los Ángeles, sabia que sonreía como una idiota pero no me importaba a decir verdad ni siquiera me había dado cuenta que me estaba desviando del carril si no es por que casi choque con una camioneta estacionada, por suerte no pasa a mayores y con mas precaución volví a tomar el volante.

-me enfermas…- de nuevo esa voz, voltee a todos lados me detuve a un lado y busque en el asiento trasero, si esto era una broma se estaban excediendo, respire profundamente con miedo, espere unos segundos, minutos…. Nada. haciendo caso omiso y echándole la culpa a las dos copas de Whisky encendí de nuevo al automóvil, no paso mucho tiempo hasta que regrese a mi nube de felicidad. Al fin llegue a casa, en realidad era un modesto departamento, estacione el auto en un lugar libre, que para mi mala suerte era el mas alejado de las escaleras que daban al edificio. Como ya había mencionado era cenicienta de carne y hueso a excepción de que yo no era precisamente una belleza ni tampoco mi principe tenia un titulo de nobleza; pero ara mi Ron era eso mi príncipe encantador, suspire tan hondo que me quede sin aire y salí del automóvil cerrándolo, camine casi dando pequeños saltitos y tarareando una canción cuya letra no recordaba pero hablaba de amor, eso era seguro, me quede helada cuando escuche unos pasos tal ves a unos metros de mi, respire agitada, acaso ¿no puede ser la felicidad completa?… hace unos minutos era la prometida de un hombre encantador y ahora iba a ser tal ves la victima de un asesino en serie, tal ves primero me torturaría y obligaría a cumplir peticiones nada decentes… ¡basta Hermione!, por que pienso estas cosas precisamente ahora lo importante era apurarse a entran en el seguro edificio, apresure el paso por no decir corrí, pero justo cuando me faltaban tan solo unos metros dos enormes hombres salieron de las sombras… atrapada, definitivamente muerta, llena de pánico trate de gritar pero algo me cubrió la boca.

-¿tienes miedo?… eso esta bien, pues esta noche vas a morir- susurro una voz, que ninguno de estos hombre emitió, esa extraña voz con un toque macabro en su tono venia de mi interior, lo supe antes de desmayarme y aun ahora lo se, esa voz iba a cambiar por completo mi vida.

Desperté en un lugar que jamás en vida había visto, estaba atada de manos y pies, además de que una cinta cubría mi boca, desde donde estaba la vista era espeluznante, habían pasado dos o tres horas, pues todavía no amanecía, no voy a mentir, estaba aterrada, intentaba pensar en una forma de salir de ahí pero la cabeza me daba vueltas, no podía enfocar mis pensamientos, el lugar era sucio y oscuro lo que no me permitía descubrir donde me encontraba, lo único que oía era el ruido que emitían las ratas. Trate de soltarme de pero me fue imposible, estaba comenzando a desesperarme, llore, grite sin emitir algún sonido, forcejee, me arrastre por el lugar esperando encontrar algo que me salvara, pero la suerte que horas antes me acompaño ahora se había marchado. Me sentía tan cansada, tal ves producto de alguna droga o algo que me pusieron. Cerré los ojos esperando, implorando que mi príncipe me rescatase, sin embargo el no llego, a pesar que lo implore el no se presento, realmente me sentí tan estupida, tratando de ser decente, por el amor de Dios a quien engañaba, si me hubiera quedado con Ron nada de esto estaría pasando, si solo hubiera dejado de ser tan terca, ahora probablemente estaría llorando y no precisamente de sufrimiento.

-que acaso nunca cierras la boca idiota…- la voz, esa misteriosa voz estaba ahí, dentro de ella, definitivamente este era su fin.
-a…acaso eres la muerte- pensé entre lagrimas, de seguro era la muerte, venia por mi, ¡¿Por qué no le dije a Ron antes lo que sentía?! ¡¿Por qué no le dije a papa que se quedara conmigo, que yo también sufría por mama?! ¡¿Por qué desperdicie mi vida en libros, mangas, novelas o animes en lugar de viajar, ser feliz, casarme, tener hijos?!

-arrg… cierra la boca estupida, puedo ver todo lo que piensas- gruño con molestia.
- po-por favor… no me mates, y-yo quiero vivir…. Yo Hare lo que desees- rogué esperando a que la muerte tuviera corazón y me diera una segunda oportunidad.

-de acuerdo Hermione Jean Granger te daré una oportunidad- dijo con arrogancia y arrastrando las palabras- después de todo aunque sea la muerte alguna ves fui humano.

Si realmente hable con la muerte o si solo alucine, no lo sabia, estaba en mi cama con el camisón con agujeros que usaba, sin una gota de maquillaje, me levante con dificultad y fui directo al baño donde lo primero que pude hacer fue devolver el estomago, con pezades me arrastre de nuevo a la cama, la cabeza me ardía como si me hubieran quemado o marcado pero en especial un punto particular, la frente; de la mesita d noche saque un espejo, con tal dolor pensé que tendría una herida pero mi frente estaba intacta, me volví acostar de golpe, cerré los ojos para concentrarme, sentía como si un velo cubriera mis pensamientos.

Era lunes tendría que haber ido a la escuela pero en ves de eso me quede en cama hasta el medio día por causa de que mi estomago protestara por la comida, solo me anime a comer cereal, el timbre de mi celular sonó y sin mucha prisa fui a contestarlo.

-ehh, Hermione soy Ron que tal ¿como esta mi dulce prometida?- me pregunto con una risa muy alegre.
-¿prometida?- le pregunte sin mucho interés, ese dolor de cabeza me estaba matando, al parecer Ron noto mi voz indiferente.
-¿estas bien?- inquirió contrariado.
-si… es solo que no aguanto el dolor de cabeza, estoy bien de verdad solo necesito dormir- y dicho esto colgué el teléfono, mi celular volvió a sonar de nuevo era Ron pero preferí no contestarlo.

Tome un baño y me vesti con lo primero que tuve enfrente, salí del departamento hacia quien sabe donde, solo camine y seguí caminando, ni siquiera tome el coche solamente camine, debieron haber sido tal ves quince cuadras o mas, pues ya me pesaban los pies. De repente sentí la necesidad de parar eran como las tres de la tarde y sin darme cuenta había llegado a un parque, busque algo familiar pero nada era conocido, suspire habían veces que hasta yo misma podía sorprenderme, realmente ahora si se me habían zafado los tornillos, me dirigí a un asiento vacío hasta el fondo, en realidad el parque estaba vacío mire a mi alrededor las hojas de los árboles caían y el cielo estaba gris, era un día realmente tétrico y se me había ocurrido salir, encima el frío me calaba los huesos, al salir solo tome un delgado suéter, en que estaba pensando. Retrocedí sobre mis pasos dispuesta a regresar a casa pero al da el tercer paso, un ruido, mas bien una sensación me hizo voltear.

-que tipo de sensación - pregunto Jim bastante intrigado.
-ehh… ahh no se como explicarlo fue como un frío que se metía dentro de mi, era asfixiante, lo sentí entrar en mi cuerpo, fue tan extraño…- mire a mi alrededor- ¿y las niñas?- pregunte extrañada.
-ohh, lo siento ya sabe como son los niños, si no están haciendo algo se aburren, pero continúe la verdad su relato esta gustando mucho.
-si es cierto mama- dijo la mujer alta desde el marco del la puerta.- hace muchos años que no me contabas esa historia.
-bueno tenia que omitir muchas cosas no era específicamente un relato para niños- dije un poco distraída, la verdad contar esto era revelar los secretos que con tanto esfuerzo guarde, pero conforme contaba me sentía mas ligera, levante la vista para observar a mi hija, en cierta forma ella tenia derecho a saber.- ¿Qué hay de la cena?- pregunte cuando ella se acercaba para recargarse junto a su marido.
-esta bien aun es temprano, el pavo esta en el horno.

-muy bien entonces ahora que solo estamos nosotros voy a decirles lo que realmente paso, voy a contarles todos los secretos que puede guardar el corazón de una mujer
.
Última edición por HTEBAZILE el Vie Jul 10, 2009 11:16 pm, editado 1 vez en total
Ely




Fic:
One-shots:



Nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie.
Avatar de Usuario
HTEBAZILE
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jun 24, 2009 6:36 pm

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor ASHLEY14 » Mié Jun 24, 2009 9:46 pm

PUES DE NUEVO
1RAAAAAA JEJE
MUY LINDO
SIGUE ASI
ESTA MUY LINDO
YA QUIERO SABER MAS
QUE OTROS SECRETOS GUARADARA
EL CORAZON D EHERMIONE
SIGUELO
PRONTO
BYE.
"MI pAsaDo, mi PreSEntE y Mi FUtURo: sIemPRe SerA mI paDRe VoLDEmORt"
"pUedO caMBiaR esO, SolO deJAmEaYUdArtE"


disfraz-dramione-t54680.html - terminado
legado-riddle-t57294.html
Avatar de Usuario
ASHLEY14
 
Mensajes: 61
Registrado: Mar Jun 09, 2009 12:22 pm

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor YarithaxSmile:D » Vie Jun 26, 2009 8:42 pm

BEW READER!!
estan buenisimos los capis!!
siiiii
besitos
espero el sgt
biie (:
Fuerza Mi Gente Preciosa!! * Renaceremos Como El Ave Fénix De Entre Los Escombros * Fuerza CHILE!!




Nota: Pido Disculpas A Todas Las Chicas Por Haberme Atrasado En Sus Fic's, Tuve Una Serie De Hechos Que Hicieron Que No Puediera Pasarme... PERO ME ESTOY PONIENDO AL DIA!! Asi Que Matenme Si Quieren Cuando Postee :D
Avatar de Usuario
YarithaxSmile:D
 
Mensajes: 746
Registrado: Mar Mar 24, 2009 7:05 pm
Ubicación: en mi casa, en un yacuzzie con Draco, Ron y Harry (xD)

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor HTEBAZILE » Lun Jun 29, 2009 12:45 am

hola que tal

:D estoy muy feliz gracias yari
seguire escribiendo ahora estoy muy motivada estoy viendo harry 2 y escribiendo, que mas puedo pedir
bueno aqui les traigo un poco mas, no es mucho pero aqui va
Ely




Fic:
One-shots:



Nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie.
Avatar de Usuario
HTEBAZILE
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jun 24, 2009 6:36 pm

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor HTEBAZILE » Lun Jun 29, 2009 1:02 am

CAPITULO I LUNES


PARTE SEGUNDA



Como les iba diciendo esa sensación me obligo a voltear, lo único que podía observarse eran la espesura de muchos árboles junto al parque, estos estaban separados por una cerca, me di vuelta dispuesta a irme, era una locura, debía analizar mis posibilidades estaba en un lugar seguro, bueno al menos en lo que cabía, con luz no era mucha porque estaba nublado, en el parque podía gritar y de seguro alguien vendría a ayudarme, pero en esos árboles que parecían ser el inicio de un bosque, nadie me ayudaría, despeje mi mente para ver que estaba a unos centímetros de la cerca, “estupida” demonios como podía un ser humano ser tan tonto y caminar directamente a la boca del lobo pues bien aquí se las presento soy Hermione Granger.

Mi mente intentaba mandar a mi cuerpo pero este definitivamente no iba a obedecer, al menos estaba la gruesa, alta y segura cerca, protégeme cerca por favor, has que deje de cometer estupideces, roge para mis adentros pero al parecer la cerca también conspiro contra mi. Un feroz viento la atravesó derribándola y dándole a mi inútil cuerpo salida, lentamente y con miedo camine hasta adentrarme en el bosque, una ves dentro me encomendé a todos los santos, buda, vírgenes a todo lo que pudiera ayudarme porque sin duda esta seria una experiencia que si vivía jamás olvidaría.

Camine con paso seguro sobre ramas, esquive troncos, cruce un riachuelo brincando para llegar al otro lado sin ningún rasguño… de acuerdo definitivamente esa no era yo. Camine según como lo calcule media hora, mi cuerpo se detuvo en seco y fui capaz de moverlo a la perfección, inspecciones el lugar, era un claro del bosque, pero estaba oscuro a causa del cielo nublado, ahí el frío podía sentirme mas que en el parque probablemente fuera por la humedad, tenia dos opciones una era regresar por donde llegue y la otra era inspeccionar, respire profundamente, definitivamente no era cobarde eso no, pero estar ahí no tenia nada que ver con valentía sino con estupidez, lentamente di dos pequeños pasos hacia atrás. Enfrente de mi se escucho algo que pareció ser un grito ahogado, trague hondo y me arme de valor dirigiéndome al lugar del grito, tome una rama que parecía resistente avance hasta que me invadió completamente la penumbra, la espesura del bosque era macabra y conforme avanzaba el frío me engarrotaba los huesos, apesar de la poca luz pude distinguir algo entre las sombras, me acerque lentamente tratando de no hacer ruido, me oculte tras unos arbustos, solo podía distinguir sombras en movimiento, me aferre mas a la vara que traía como defensa aventurándome a acercarme mas.

-bienvenida.- dijo la voz tétrica que otras veces ya me había acosado.

-…..q-quien eres- me aventure a preguntar a la oscuridad, definitivamente ahora esa voz no venia de mi interior, estaba frente a mi la cosa, criatura, bestia o humano poseedor de la voz estaba frente a mi y yo lo único que podía hacer era temblar.

-cosa… criatura… bestia… mmm, algunos suelen llamarme solo MUERTE- tragué en seco un choque de recuerdos llego a mi mente, Ron proponiéndome matrimonio, yo aceptando, me secuestraron, la muerte salvándome.

-en realidad salvar, es muy precipitado, prefiero decir, “intercambio equivalente”- esa vos sin duda se escuchaba extraterrenal, era suave tranquilizadora, pero con matices ásperos causándole y aire macabro y muy místico al mismo tiempo, bastante desconcertante.

Sentí que el frío aumentaba e instintivamente retrocedí, lo que a la muerte pareció divertido pues escuche una risa bastante arrogante en su dirección.

-si tuviera que matarte ni siquiera me habría tomado la molestia de guiarte hasta aquí.- el frío fue mas intenso, me tense al instante al sentir el aliento frío y fúnebre de la muerte sobre mi frente. Llego hasta ahí sin hacer un solo ruido.

Me separe de un salto con el corazón en un hilo y la respiración agitada, el cielo se fue despejando y el bosque quedo mas claro pude ver donde nos encontrábamos, era un claro pequeño, la muerte aun permanecía bajo las sombras, enfoque la vista con temor para observarla mejor, llevaba una gran tunica negra que cubría todo su cuerpo menos una parte, su mano tan blanca como la nieve, que sostenía una guadaña (hoz) enorme y muy bien afilada. Respire profundamente debía calmarme podía sentir como la rama que aun tenia en manos bailaba por el temblor de estas, acabe por soltarla, de todos formas seria inútil.

-eso es cierto, ningún arma viva puede matarme- al oír la vos subí la vista para ver su rostro, lo cual fue imposible, toda su cara estaba cubierta por un capucha, desvíe la mirada el bulto que reposaba detrás de la muerte , trate de distinguir que era pero desde esa distancia me fue imposible.

-¿quieres ver Granger?- pregunto con burla- ¿quieres ver de lo que es capaz la muerte?- esta ves su vos sonaba mas que con burla ansiosa. Se separo de lo que estaba en el suelo desplazándose, como si flotase. Di dos pasos temblorosos lo suficientemente grandes para ver, me lleve las manos a la boca para reprimir un grito, dos lagrimas salieron de mis ojos, allí estaba tendida boca arriba una mujer no mas grande que yo, sus facciones eran parecidas a las mías a excepción que su cabello era rubio, tenia un color que solo había visto hace un año en mi madre tendida en el piso, ese color era el de la muerte.

Con miedo y desprecio levante la vista para ver mejor al asesino, no podía ver su cara pero sin duda odiaba a ese ser, como podía ser tan despiadado.

-¿Cómo soy tan despiadado?… soy horrible- dijo en son de burla sin moverse de su posición. Guardo silencio unos momentos y volvió hablar esta ves en tono serio- te traje aquí para que vieras, con la muerte no es algo con lo que puedas jugar… mucho menos escapar- abrí mas los ojos y trague el nudo que hasta ahora inundaba mi garganta, me costaba tanto trabajo escucharlo, su voz extraterrenal tenia un efecto extraño, me aturdía pero a la ves deseaba que no dejase de hablar. Al parecer le pareció divertido este pensamiento pues emitió un sonido arrogante.- se que eres lenta, pero si no te has dado cuenta puedo escuchar absolutamente todos tus pensamientos- me sentí avergonzada y solo desvíe la mirada, respire hondo y de nuevo lo encare.

Avanzo hacia mi, retrocedí al instante asustada, la boca empezó a temblarme a causa del frío, que se acrecentaba conforme el se acercaba, seguí huyendo de el hasta que tope con un árbol, volví la mirada y fue entonces cuando vi algo que me dejo helada.

Al avanzar hasta ahí la muerte salio de las sombras impactando débiles rayos de sol en su tunica, bajando hasta la mano que sostenía la guadaña, cuando el primer rayo de sol choco con las uñas y puntas de sus dedos, fue como si se quemaran eliminando todo rastro de carne dejando solamente hueso que se torno de un color café, el se detuvo al ver mi cara de pánico y de visu cara a su mano.

-¿sorprendida?- dijo con arrogancia y amargura- ¿quieres ver algo realmente sorprendente?- sin esperar a oír respuesta se coloco bajo el sol y retiro la capucha a una velocidad que mis ojos no pudieron seguir, el sol baño su rostro quemándolo inmediatamente, no pude observar su rostro solamente alcance a distinguir preciosos hilos rubios que salían del cráneo para después desaparecer.

El esqueleto café avanzo hasta situarse en un abrir y cerrar de ojos a unos centímetros, trate de alejarme pero el árbol a mis espaldas me lo impidió, reuní todo el valor que tenia y lo enfrente con la mirada.

-nada es gratis Hermione Granger, si alguien esta en la lista debe morir o al menos el lugar debe ser ocupado, lo que acabas de ver- señalo con su dedo (al menos los huesos) la mujer que yacía tendida en el suelo - Alicia Howlon mujer de 19 años, muerta a causa de un paro cardiaco - sonrío cínicamente- lastima en verdad era una mujer muy buena- dijo de forma teatral, llevándose la mano libre al pecho. Aparte la vista con gruesas lagrimas saliendo de mis ojos, realmente alguien podía ser tan despreciable, mis mano temblaban pero no sabia si de frío o de furia, jamás había tolerado injusticias si bien no había nada por detenerlas sentía impotencia ante estas; algo dentro de mi quería salir voltee la cara para vomitar, me sentía débil y aturdida, las rodillas me temblaban asi que me arrodille.

-…eres despreciable- susurre, si bien iba a morir no importaba, definitivamente no moriría con la sensación de impotencia. Cuando alce la mirada el ya tenia puesta la capucha.

-eso no es algo que a ti te corresponda juzgar- siseó con desprecio- déjame te digo a ti Hermione Granger, 20 años, perfecta en la escuela, hija envidiable, mujer inigualable, persona intachable, permíteme informarte que la mujer que yace muerta en el piso es tu remplazo, ya te lo dije nadie evade a la muerte, el hueco en la lista debe ser llenado ya sea por ti u otro- se río cínicamente- y tu estas viva aquí, y como te lo dije nada es gratis… eres mía Hermione Granger, tarde o temprano tomare tu vida solo es cuestión de tiempo - respire con lentitud trate de enfocarlo, escuche los pájaros cantar, todos los colores se mezclaron solo sentí mi cabeza golpear el piso.

**
Tuve un sueño espantoso, estaba en un bosque horrible, una mujer estaba muerta y junto a ella la muerte que era un esqueleto y ella decía que yo le pertenecía, debería empezar a comer mejor, ya no debería desvelarme tanto.

-… ya despierta estupida no es un sueño, no tengo tiempo de soportar estupideces- dijo alguien, esa voz no me sonaba familiar así que decidí ignorarla, deslice la mano por ¿mi cama?.

-… no fue un sueño- susurre con desilusión abrí los ojos, la habitación estaba oscura, reconocí de inmediato mi pequeño apartamento, pude sentir la comodidad de mi cama, me recosté lentamente sobre el respaldo para ubicar al ser que temía. Respire hondo y cortadamente al observar el brillo de la guadaña acercándose peligrosamente, hasta ahora no me había percatado lo peligrosa a imponente que se veía el arma, tenia un aire tenebroso de ella provenía “algo” atrayente.

-no me percate que fueras suicida- dijo situándose al lado de la ventana, la luz de la luna ilumino la mano portadora del arma y esta brillo majestuosamente.- es atrayente, en especial para los suicidas, a ellos les encanta- dijo acercándola a mi rostro, hasta ahora no había tenido tanto miedo pero este gesto me erizo los bellos y retrocedí de un salto.-si quisiera matarte ya lo hubiera hecho.

-… y no quieres hacerlo- pregunte algo dudosa.

-me da igual, es otra vida humana, no me es relevante- concluyo con indiferencia.

-e-entonces que haras conmigo…muerte- decir su nombre me costo trabajo, siempre había pensado que esto, la muerte solo era un cambio de escenario, jamás por ningún motivo paso por mi mente que fuera un ser que recaudadora vidas, como lo creían otras culturas.

-soy tan real, como el bien y el mal, excepto que no pertenezco a ningún lado- volteo la cabeza hacia la ventana para observar la luna o al menos eso pareció.

-… vas a matarme- me levante de la cama para alejarme lo mas posible.

-eso ya no es una opción, que no te quede la menor duda, tu vida me pertenece, te he dado una oportunidad pero nada es gratis…- volvió su rostro hacia mi, y con un movimiento retiro la capucha de su rostro.- y ahora Hermione te voy a comunicar el precio de tu vida.

Nada me hubiera preparado para lo que mis ojos vieron, al retirar la caucha un joven de no mas de 25 años me observo, no en realidad fue como si me hubiera traspasado, el pudo ver cada parte de mi cuerpo, de mi mente, de mi alma; me sentí completamente desnuda y desarmada, pude sentir el ardor en mis mejillas, pero aun así ose levantar la vista y observarlo si bien no como el, lo iba a analizar hasta en lo mas mínimo. Su cabello rubio hasta los hombros caía con ondas ligeras algo desordenadas, la tez de su piel era blanca como la nieve, sus su nariz era respingada no muy grande, muy de acuerdo a la estructura de su cara afilada, sus labios eran delgados y pálidos, pero si duda lo que mas llamaba la atención eran sus ojos que mire por un segundo no pudiendo sostener la mirada, retire otra ves para encararlo, adentrándome en sus ojos, esa persona que tenia enfrente podía pasar como un humano normal pero sin duda sus ojos lo delatarían, no era porque tuvieran algo en especifico, a decir verdad eran de un color gris muy parecido al metal, los ojos mas hermosos que había observado. Lo sobrenatural estaba mas allá del iris de su mirada, es como si esos ojos contuvieran algo, un poder, una especie de magia.

-…almas- susurro con exasperación, parpadeo y sus ojos quedaron tan bellos y limpios como los de un humano.- ahora negocios- una silla se acerco a el como si la hubiese llamado e hizo evaporar la guadaña, todo tan rápido que cuando fui conciente estaba sentado frente mi, mirando fijamente la expresión de mi rostro.- te ves terrible, acaso no piensas hablar… te comio la lengua la muerte- sonrío de lado, no sabia si mis piernas temblaban por el miedo, hambre, sueño, cansancio o por el ser tan arrebatadoramente atractivo.

Sonrío ante mis pensamientos - mas de cuatrocientos años de no mostrar mi rostro- susurro mas para si mismo y sonrío con satisfacción, tuve ganas de poner los ojos en blanco, hasta la muerte tenia orgullo masculino.

-bien ahora dime… ¿Qué estas dispuesta hacer por tu vida?- me miro fijamente.

-…bueno..y.yo no quiero morir- balbucee.

-supongo que eso significa que todo-se recargo sobre sus rodillas mirándome fijamente para evaluarme.

-tengo un trabajo para ti… si lo haces bien tal ves considere devolverte tu vida…



-nada nos garantiza que las cosas son como nos dicen, solo porque no lo veamos no significa que no estén ahí, eso es algo que aprendí hace muchos años cuando era joven… pero que es ese olor…

-ehh- respondió la hija desconcertada-¡ohh No, el pavo!- corrió hasta la cocina.

-pero por favor, continúe- animo el señor sentado al lado de la anciana.

-OH, esta bien- sonrío y prosiguió su relato, sin duda esa anciana tenia muchas cosas que contar.
Última edición por HTEBAZILE el Lun Jul 13, 2009 12:14 am, editado 1 vez en total
Ely




Fic:
One-shots:



Nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie.
Avatar de Usuario
HTEBAZILE
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jun 24, 2009 6:36 pm

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor HTEBAZILE » Lun Jun 29, 2009 1:10 am











¿puede la muerte arrastrarte con ella?... y si lo hace realmente te opondrias...
Ely




Fic:
One-shots:



Nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie.
Avatar de Usuario
HTEBAZILE
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jun 24, 2009 6:36 pm

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor YarithaxSmile:D » Lun Jun 29, 2009 7:59 pm

aww!!
la muerte?? *O*
muy buen capi me encanto!!!
sisisis
sigueeeeeee!!!!
besos :)
Fuerza Mi Gente Preciosa!! * Renaceremos Como El Ave Fénix De Entre Los Escombros * Fuerza CHILE!!




Nota: Pido Disculpas A Todas Las Chicas Por Haberme Atrasado En Sus Fic's, Tuve Una Serie De Hechos Que Hicieron Que No Puediera Pasarme... PERO ME ESTOY PONIENDO AL DIA!! Asi Que Matenme Si Quieren Cuando Postee :D
Avatar de Usuario
YarithaxSmile:D
 
Mensajes: 746
Registrado: Mar Mar 24, 2009 7:05 pm
Ubicación: en mi casa, en un yacuzzie con Draco, Ron y Harry (xD)

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor HTEBAZILE » Lun Jun 29, 2009 9:54 pm



gracias yari me alegro mucho que te este gustando el fic, yo encantada de escribirlo porsupuesto
muchos besos y espero sigas disfrutandolo




CAPITULO I LUNES


PARTE TERCERA



Me quede sorprendida y un tanto embelesada, no es que fuera de las personas que se conforman con una cara bonita, pero ese muchacho definitivamente tenia algo misterioso que me atraia, tuve que volver a pensar en la que me había dicho para comprender su significado… ¿propiedad de alguien?, ¿un precio?.

-de que estas hablando… muerte- me arme de valor para mirarlo a la cara, pues hasta ahora solo lo vi de reojo.
-pensé que eras lista, ya te lo dije, te borre de la lista, así que tu vida me pertenece, como ya estuviste en la lista no habrá consecuencias si escribo tu nombre otra vez- dijo exasperado pero sonrío al decir lo ultimo- es mejor que cooperes.

Tenia miedo, pero no me dejaría controlar por el, evidentemente mi vida estaba en juego y si de verdad era inteligente ahora necesitaba toda la astucia de la que contara, a decir verdad no tenia muchas posibilidades, el o ella era un ser sobrenatural, con poderes, al parecer con la experiencia de cientos de años… ¿Cómo se supone iba a escapar?.

-no hay escapatoria- pronuncio lentamente, como si intentara que esto se quedara grabado en mi cabeza.-nadie en mas de doscientos años ha escapado a mi- susurro con orgullo.
-…¿Cuál es el trabajo que dijiste antes?- me miro divertido y se hecho para atrás recargandose en la silla.
-tu trabajo es simple… solo tienes que encontrar a alguien y después ayudarme a matarlo, eso es todo- concluyo monótonamente. Repase sus palabras en mi mente para que cobraran significado.

-¡¿Qué?!- solté cuando comprendí- ¡tu eres el asesino¡, ¡definitiva y totalmente no seré parte de un asesinato!. Al parecer logra enojarlo pues se levanto bruscamente y avanzo dos pasos hacia mi.
-¡escúchame bien, estupida humana!… no estas en condiciones de elegir lo que quieras hacer, vas hacer lo que yo te diga… si te digo salta, me dirás que tan lejos, si te digo corre me dirás que tan rápido… ¡no me vengas con estupideces de moral!- avanzo dos pasos hacia mi quedando tan solo a un metro.- ¿has entendido?- me pregunto con la mirada fija en mi, si bien al principio sentí miedo pero ahora podía sentir odio correr por mis venas, me sentía furiosa con ese ser tan repugnante y detestable.
-no matare a nadie… puedes hacer lo que quieras conmigo, pero definitivamente no soy asesina- dije las palabras lentamente como el lo había hecho hace unos momentos.
-vas hacer lo que yo quiera- siseo quedando a unos centímetros de mi, no me había dado cuenta que era mes alto que yo así que tuve que alzar la mirada para verlo a los ojos que me observaban completamente llenos de furia. - y-yo no soy una asesina- repetí para mi misma - no voy a matar a nadie- dije, no sabia si tratándole de convencer, pero era lo que sentía.
-lo harás, mataras, por que te lo he ordenado y ahora eres parte de mi- concluyo viéndome a los ojos con cierta amargura disfrazada de furia.
-por que yo…- las lagrimas empezaron a salir de mis ojos-p-porque yo, habiendo mas personas influyentes, con mas habilidades, ricas… por que- lo mire implorante, deseaba saber.
Vacilo durante unos momento y se alejo de mi para situarse junto a la ventana.
-no estoy obligado a contestar esa pregunta- dijo al fin después de meditarlo- solo te diré algo, desde que naciste estuviste predeterminada para hacer esto, te observe hasta que tuvieras una edad madura y pudieras con el trabajo, tu alma fue creada por que yo así lo quise, no fuiste resultado de una reencarnación como en la mayoría de los casos- dijo sin mirarme, me quede perpleja, sin darme cuenta ya me había sentado en la cama.
-… de verdad… ¿Por qué has querido que mi alma fuese creada?- volteo el rostro hasta mi.
-si mueres, te conviertes en un ser, o te sucede cualquier cosa, ningún ciclo se interrumpirá por ti… soy la muerte ni buena ni mala, no puedo intervenir o cambiar la vida de los humanos, por que estos tienen un alma que reencarna y sigue un ciclo, pero tu- volteo la mirada para observarme a detalle cosa que me incomodo- tu jamás reencarnaras, naciste, vives y morirás, pero hasta ahí, tu después de muerta no volverás a tocar este mundo.

Me sentí impactada algo triste, antes de esto ni siquiera creía en la reencarnación mucho menos en la existencia de un alma, tenia la sensación de que si este muchacho me dijese que existía Santa Claus o los extraterrestres definitivamente lo creería, me lleve la mano a la cien y respire profundamente.

-… no respondiste mi pregunta, ¿Por qué fue tu deseo mi alma?- me miro irritado.
-eso es algo que no responderé, ahora deja de hacer preguntas estupidas y empieza a concentrarte en el trabajo- se sentó en la silla al lado de la cama. Asentí en silencio, no me atrevía a contradecirlo, tenia que actuar con inteligencia después encontraría la forma de librarme de esta locura pero por ahora me convenía ayudarlo.
-eres la muerte, por que no puedes acabar tu solo con esta persona- di en el clavo, se levanto de un golpe y avanzo sobre la cama hacia mi, completamente furioso, trate de retroceder pero en un pestañear sujeto mi muñeca, al contacto en un principio fue frio, pero poco despues el contacto con sus dedos me quemaba , proferí un gran gemido, al sentir el dolor penetrante en la muñeca, el me soltó al instante.
-mis razones son algo que no deberían despreocuparte, concentrate a lo que tienes que hacer- dijo serio retirándose en un movimiento imperceptible de la cama.

- en el transcurso de la noche enviare a alguien, te dará la información que necesitas- volteo el rostro para mirarme una ves mas y desapareció.

Completamente débil de deja caer sobre la cama y solloce por unos minutos hasta que mi estomago reclamo comida, me levante con pesadez dirigiéndome a la cocina, ya estando ahí observe al cereal pero no se me antojo, así que decidí hacer algo rápido, tome jamón, pan y mayonesa haciéndome un sándwich, me lleve mi comida con un vaso de leche a la sala, tuve ganas de encender la televisión pero solo cambie los canales hasta llegar al primero, tome el vaso de leche derramándola hasta llegar a mi boca, no podía controlar el temblor en mi mano, observe mi muñeca que tenia marcados los dedos de la muerte con un color rojo sangre, me había quemado del solo contacto con el, no fui conciente si el aplico fuerza pero tenia ahí las marcas de sus dedos, la prueba de mi tortura, no estaba soñando, esto no era una pesadilla. Nuevamente llore como una niña tal ves una hora, los ojos me pesaban del cansancio de dispuse ir a la cama, atravesé el pequeño apartamento, pasando por un espejo de cuerpo entero, volteé de reojo no es que no tuviera idea del estado en que me encontraba, después de todo mi acompañante de hace un rato me había dicho que me veía terrible. Pero la mujer o mejor dicho el fantasma que me devolvió la mirada no era lo que tenia en mente, lo que mas impactaba de mi rostro eran las ojeras de color oscuro, que contrastaba con mi piel mas pálida de lo normal, mi ropa estaba completamente sucia y tenia hojas secas en el cabello, mi cara tenia marcas secas de las lagrimas sobre mis mejillas, respira hondamente con resignación, antes no había sido precisamente un belleza, pero sin duda esta apariencia no era normal, para alguien que casi no es enfermaba como yo, era lógica para una persona enferma casi en fase terminal, pero yo me sentía bien.

-es a causa de la muerte-dijo alguien junto a mi, la voz era dulce y fina, como de una niña.- hey… Hermione me escuchas- unos pequeños deditos pasaron frente a mi cara para llamar mi a tensión.- hola, hola- canturreo.
-p-pero que rayos- dije al verla, era de una altura como de un metro, llevaba un vestido color verde con hermosos lienzos, su cabello era rizado de color verde cómo su vestido, contrastando con sus ojos azules, sin duda una niña muy hermoza. Me sonrio angelicalmente y yo simplemente de quede ida.
-hey, Hermione, hola, aquí a Hermione… ¡Hermione!- parpadee un par de veces.- vaya creo que ha causado un gran impacto en ti- tomo mi mano y me arrastro a la sala obligandome a sentar.
-…¿Quién eres?- pregunte al fin.
-soy Hanna, puedes decirme Any, Hany, Anna- dijo sentándome a mi lado.
-eres un demonio- susurre mas para mi.
-hay no, no, soy Hanna- repuso tomando mi mano en sus pequeñas manitas.
-¿Qué quieres?- la mire con desconfianza. Pareció pensarlo unos minutos.
-que seamos amigas- concluyo apretando suavemente mis manos entre las suyas.-además que soy la emisaria que “el” te dijo vendría.- me miro con preocupación-…¿Qué sientes Hermione?- esta simple pregunta fue suficiente para desarmar mi delgada barrera, llore como un bebe, y ella me acurruco entre sus bracitos y acaricio mi pelo, me hizo sentir tan bien y relajada, estuvimos así por mucho tiempo hasta que decidí que ya era hora de obtener respuestas.
-dices que eres la emisaria- le dije levantándome de su regazo, ella asintió con una sonrisa.
-he venido a traerte información, y a partir de ahora te cuidare- hizo un gesto con los brazos para que viera que era fuerte, tal gesto me pareció adorable y sonreí.
-tu sonrisa es bonita Hermy, deberías sonreír mas seguido- apoyo su cabeza en mi regazo y jugueteo con mi cabello que me llegaba hasta la cintura. Me miraba fijamente, su mirada era limpia transparente, como la de un niño inocente, senti pena por ella, como es posible que alguien tan dulce y tierna terminara asi, siendo emisaria de una bestia… de la muerte.
-como, es que tu…- trate de preguntar pero me di cuenta que era una impertinencia, apenas conocía a esa chiquilla y ya estaba queriendo hacer preguntas que tal ves le dolian.
-adelante, pregunta- sonrío- quiero contestar todo lo que me preguntes, al menos lo que pueda, así es como debe ser entre las amigas- concluyo con gesto solemne.
-si, creo que si así es come debe ser- medite por unos segundos- ¿Por qué eres emisaria de la muerte?- tal ves debí tener algo de tacto, la mire con gesto apenado, pero ella simplemente pareció pensar su respuesta.
-soy una criatura que no debió haber existido- dijo pensativa.
-a que te refieres con no existir.
-es algo complicado, si contesto a esa pregunta tal ves te diga mas de lo que debería- me miro preocupada- no te enojas, verdad- hizo un puchero, gesto que me pareció adorable.
-eres una niña muy linda, no me podría enojar contigo.
- mm… aunque puedes preguntarme otra cosa- me miro esperanzada.
-de acuerdo, a ver… el me dijo que mi alma fue creada por que el lo deseo, no lo entiendo ¿Qué es lo que significa?- ella pareció titubear en su respuesta pero luego asintió en señal de afirmación contestarla.
- bien, no se cuanto sepas del tema, pero las almas siguen un ciclo natural, podrías decir que son reciclables, el mismo numero de almas de hoy es el mismo de hace un milenio- asentí- tu eres un caso especial, hace 19 años fuiste creada al menos tu alma, a partir de otra, tu alma jamás estará completa pues solo es parte de otra- se levanto de mi regazo y avanzo hasta el sillón de enfrente.
- ¿Cuál es el alma de la que surgió la mía?- pregunte vacilante.
-nadie lo sabe… aunque se rumora que el mismo amo, rompió su alma para que fueras creada.
-quien es el amo- le dije a sabiendas de la respuesta.
-el ser al que tu llamas muerte, es mi amo, es el señor del reino de los muertos. Deberías darte un baño y descansar- me susurro al oído, cosa que me sobresalto.
-lo siento.
-esta bien… me daré un baño- dije poniéndome de pie- cuando salga estarás aquí.
-por supuesto- sonrío cariñosamente y encendió la televisión mientras yo me perdía tras la puerta de mi habitación.

El contacto con el agua caliente me hizo casi volver a la vida lave cada parte de mi cuerpo, con curiosidad pase los dedos por la marca quemada de mi muñeca y sentí una electricidad recorrer mi cuerpo que si bien no fue desagradable tampoco era buena, seguí bañándome y descarte cualquier oportunidad de tocar este lugar que ahora parecía extrañamente sensible; disfrute tanto del baño que he debí haber quedado por lo menos una hora, salí de ahí hasta que el sueño era muy pesado, además de que mis dedos estaban completamente arrugados a causa del agua. Al salir me puse un camisón empezando a cepillar mi cabello.

-tu cabello es bonito- susurro a mi lado la pequeña.
-… no me gusta tanto, es indomable- tomo el cepillo de mis manos y empezó a cepillarlo con delicadeza, el solo ver a la pequeña de hermoso vestido y color extravagante de cabello me recordó al libro que hace dos noches había terminado, “Entrevista con el Vampiro”, donde la pequeña claudia era convertida en vampiro negándosele la oportunidad de crecer y convertirse en una mujer.

-¡Hermione!, no me estas escuchando- dijo molesta y dando un tirón de mi cabello.
-lo siento- dije algo apenada- que me decías.
- te estaba diciendo que siempre había querido ir a una piyamaza y que ahora podíamos tener una- soltó mi cabello y se fue a la cama.- hace mucho tiempo que no hablaba con una humana- sonrío- debes pensar que soy muy infantil.
-eres una niña, es natural que seas infantil.
-bueno solo en apariencia…
-¿Cuántos años tienes?- pregunte avanzando hasta la cama, si bien todo lo relacionado con otros mundos o criaturas debería darme miedo, esa pequeña niña solo me inspiraba ternura y muchas ganas de protegerla.
-tengo trecientos diez años cumplidos- me quede asombrada, porque seguía siendo una niña entonces.
-soy una niña pues así es como morí, bueno deberías dormir.
-espera… el dijo algo de que tu me traerías información- dije entrando en la cama, no me apetecía investigar ni mucho menos ayudar a la muerte a matar a un ser vivo, pero tenia que hacerlo si no quería morir.
-ehh…mmm- lo pensó- si ya me acorde, el vendrá a traértela personalmente antes de que amanezca- coloco las mantas sobre mi ahora descansa.
-¡espera!…- volvió a verme.
-si, que sucede.
-antes cuando recién apareciste me dijiste que mi aspecto- recordé la cara de enferma terminal que tenia momentos atrás- se debía a el… eso es verdad.- suspiro y se sentó junto a mi.
-por ningún motivo llegues a pensar que estar cerca de la muerte es algo bueno, pues entre mas tiempo estés con ella mas enfermaras, te iras deteriorando, debes de entender que es la muerte misma, no lo toques ni siquiera lo mires directo a los ojos, pues aunque el no lo quiera te arrastrara a el… por tal razón el no estará contigo mucho…- acaricio mi cabello- no se si es algo bueno que te hayas encontrado con la otra parte de tu alma Hermy… pero de algo si estoy segura es que ahora que ya la has encontrado jamás podrás huir de ella.

No pude escuchar sus ultimas palabras pues el sueño me venció por completo.



-vaya es una historia fascinante- la anciana volteo para observar a su publico.-ahh, lo siento somos la familia Robinson, soy Susan- la mujer se levanto del suelo desde donde escuchaba la historia para tenderle la mano a la anciana en forma de saludo.- Jim nos ha invitado a cenar.
-mucho gusto- dijo apenada la anciana, le avergonzaba no haberse dado cuenta de la presencia de mas personas.
-de verdad lo siento, no fue mi intención escuchar cosas que no debía- se disculpo la mujer- es que en verdad su historia me cautivo.
-…esta bien, si quieres escuchar querida por mi esta bien.
-¡que me perdí!- grito entrando Hope la hija de la anciana en la estancia- ahh, no había nada que hacer por el pavo- comento desilusionada- Jim y Joshi fueron a comprar algo para cenar. Pero continua mama.
-como les iba diciendo… después del otoño de 1998 todo alrededor de mi cambiaria para siempre…
Última edición por HTEBAZILE el Sab Ago 08, 2009 10:20 pm, editado 1 vez en total
Ely




Fic:
One-shots:



Nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie.
Avatar de Usuario
HTEBAZILE
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jun 24, 2009 6:36 pm

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor Tina Malfoy » Mar Jun 30, 2009 2:42 am


Nueva lectoraa! :)


Uaaaauuuu!! Me encanta tu fic!!!
La histria.. es... poco común. Me gusta mucho!Mucho!!
Seguilo prontooo!

*Tina

Nothing's gonna change my world...

"Amor imposible" Oneshot (HG/DM)
Avatar de Usuario
Tina Malfoy
 
Mensajes: 27
Registrado: Sab Feb 14, 2009 7:27 pm

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor HTEBAZILE » Mar Jun 30, 2009 12:45 pm

HOLA


gracias tina, me encanta que te guste al fic

he venido a invitar a un one-short
apenas lo he terminado
aqui les dejo el link por si quieren pasar por ahi y no se olviden dejar post para saber si les ha gustado


http://harrypotter.lsf.com.ar/las-cosas-que-mas-odio-one-short-t54737.html
Ely




Fic:
One-shots:



Nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie.
Avatar de Usuario
HTEBAZILE
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jun 24, 2009 6:36 pm

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor YarithaxSmile:D » Mié Jul 01, 2009 3:41 pm

mmmmmmuuuuuuuuuuuuuuyyyy buen capi!!!!!!!!!!
espero el sgt
esta re bueno
que linda niña debe ser
me la imagine un poco :)
Fuerza Mi Gente Preciosa!! * Renaceremos Como El Ave Fénix De Entre Los Escombros * Fuerza CHILE!!




Nota: Pido Disculpas A Todas Las Chicas Por Haberme Atrasado En Sus Fic's, Tuve Una Serie De Hechos Que Hicieron Que No Puediera Pasarme... PERO ME ESTOY PONIENDO AL DIA!! Asi Que Matenme Si Quieren Cuando Postee :D
Avatar de Usuario
YarithaxSmile:D
 
Mensajes: 746
Registrado: Mar Mar 24, 2009 7:05 pm
Ubicación: en mi casa, en un yacuzzie con Draco, Ron y Harry (xD)

Re: MEMORIES OF THE SOUL... DRAMIONE

Notapor HTEBAZILE » Vie Jul 03, 2009 10:30 pm


hola, hola!

gracias tina! y yary! snif snif... mientras una persona lea una palabra de lo que escribo seguire aqui, aun que no sea muy leida :(


en fin :D

les he traiho un parte del capitulo 2 espero les guste



CAPITULO II MARTES

PARTE PRIMERA


Corrí entre los árboles, tropecé un par de veces pero no me detuve, algo me asechaba, estaba desesperada, tenia tanto miedo, mis piernas ya cansadas flaquearon y caí de lleno sobre un charco, trate de levantarme pero algo ya estaba sobre mi, con brusquedad me dio vuelta para que pudiera ver su rostro.

-¡estupida!- salte de la cama respirando agitadamente, me talle los ojos y enfoque la mirada alrededor de mi habitación, pero ahí no había nadie. Me levante abriendo la puerta, entre en el corredor y camine hasta la sala, las luces estaban apagadas y no se escuchaba ruido alguno.

-…lo siento amo, no volverá a ocurrir- dijo una vocecita proveniente de la cocina, sonaba triste.

Entre silenciosamente o la menos lo intente pues tropecé varias veces con los muebles, encendí la luz llevándome una gran sorpresa. Frente a mi estaba el hombre mas sexi y guapo que había visto en mi vida, ya lo conocía, ¡vaya que lo conocía! era mi acreedor, la muerte. Sin inmutarse por mi presencia siguió regañando a alguien, me acerque para ver de quien se trataba.

-¡Hermy!- grito acercándose y tapándose detrás de mis piernas- me esta regañando- se quejo haciendo un puchero, el, que había permanecido dándome la espalda volteó. Me costo mucho trabajo reconocerlo pues ya no llevaba sus clásicos emblemas que gritaban *soy la muerte, ahora estaba vestido simplemente con un pantalón de vestir negro, zapatos del mismo color perfectamente limpios, camisa de vestir remangada y desabrochada los primeros dos botones de un color azul oscuro. La niña detrás de mi jalo de mi camisón reclamando mi atención. -quiere que me vaya- dijo al borde de las lagrimas.

La muerte solo lanzo un gruñido y salio de la cocina. Me quede ahí unos segundos muda, vi por la ventana aun estaba oscuro, tal ves serian como las cinco de la mañana, voltee a ver la niña que ahora usaba mi camisón como pañuelo, la tome de la mano y salimos de la cocina, avanzamos por el pasillo que nos guiaba hasta la sala, ahí estaba la muerte sentada en un sillón, tenia los ojos cerrados lucia cansada, no parecía tan paranormal como antes, tenia alrededor de sus ojos ojeras lo que le daban un aspecto longevo, pero sin perder el atractivo que tanto me asombraba.

-n-no deberías, regañarla tanto- solté sujetando firmemente la mano de la niña- tan solo es una niña. -Sin abrir los ojos sonrío, cosa que me cautivo, jamás había visto sonreír a alguien de tal manera tan solo había pasado con el unos momentos y podría elaborar una lista de las cosas que me hipnotizaban de aquel ser. Me lleve la mano a la boca avergonzada, seguramente el podría escuchar lo que pensase, pero no hubo reacción, me acerque otro paso cosa que a el ni le afecto.

-…tu… muerte-que trabajo me costaba decir esas seis letras- no puedes leer mis pensamientos- volvió a sonreír pero esta ves abrió los ojos.
-no tengo que contestar esa pregunta a un ser tan inferior como tu- dijo con suficiencia cosa que me molesto y arrugue el ceño- pero la respuesta es no, sin mis… instrumentos- entendí perfectamente sus instrumentos era su peligrosa y afilada “guadaña”- me es imposible leer el pensamiento humano- concluyo con molestia.

-y por que no la has traído- al ver su cara de molestia odie tanto mi curiosidad.

Suspiro y se llevo la mano a la sien - es un arma muerta, solo puede venir aquí específicamente para su trabajo.

-así es, el amo cuando viene a este mundo sin sus “accesorios” pierde casi la mayoría de sus poderes- dijo Hanna avanzando dos pasos al frente.
-¡desaparece!- siseo la muerte furiosa. Hanna abrió los ojos como platos y volteo a verme, pero esta ves solo se disolvió en el aire.

De nuevo voltee a verlo su cabello largo caía sobre sus ojos que de nuevo estaban cerrados, me quede en silencio parada donde estaba, troné los dedos de mis manos, jugué con mi cabello, pero el no abrió los ojos, acaso ¿estaba dormido?, me acerque lentamente hasta quedar a tan solo un paso de el, espere algo, un ruido, oírlo respirar, pero era como ver a un muerto, me alarme por un segundo, que ridículo que estuviera preocupada de que la muerte estuviera muerta. Negué con la cabeza para alejar ideas locas y aclare mi garganta haciendo mas ruido del necesario…nada… pude escuchar ladrar a los perros tal ves en la calle pero de mi acompañante ni siquiera un respiro. Me acerque otro paso, esta situación era de por si incomoda para que ahora la muerte decidiera dormir en mi casa, lentamente acerque mi mano, mi corazón latía feroz, si bien antes la idea de tocarlo solo había sido para comprobar que todo estaba bien, ahora me obsesionó era como una fuerza extraña me atrajese así, mis sentidos solo querían una cosa, mi tacto solo quería sentir su piel, deseaba tanto hacerlo, ya estaba tan solo a centímetros de su rostro… milímetros.

-si lo haces, te quemaras - abrió los ojos y me miro fijamente, me quede petrificada- hay dos reglas entre lo existente que jamás deben romperse, las criaturas de distintos “mundos” no pueden estar en contacto…- se quedo quieto unos segundos mirándome fijamente, hasta ahí fui conciente de que mi brazo seguía tan solo a unos milímetros de su cara, pude ver la sorpresa en su rostro al observar que aun no apartaba el brazo pero no dijo nada. Rápidamente aparte el brazo y retrocedí unos pasos.

-c-cual es la segunda- balbucee.
-… lo sabrás después- cambio ligeramente su posición estirando las piernas - yo no duermo, no respiro…estoy muerto- se desperezo cruzándose de brazos.
-porque se fue Hanna- dije sentándome en el sillón de enfrente lo suficientemente alejada, pareció inmerso en sus pensamientos, desvío la mirada al televisor, en un solo movimiento tenia el control, encendió el aparato ignorando completamente mi presencia, cosa que me molesto, respire profundamente controlándome, le lance una mirada furibunda saliendo de la sala hasta mi alcoba.

-te deje lo que necesitas para ponerte a investigar en tu cama- escuche su voz a mis espaldas pero no me detuve, con que ser tan detestable, arrogante y grosero tenia la suerte de cruzarme.

Me cambie de ropa, aunque el fuera la muerte me sentía incomoda desfilar por mi apartamento en un viejo camisón agujereado, bostece un par de veces pero no volví a dormirme, saque de su maletín mi computadora y comencé a trabajar en los papeles que estaban sobre la cama, leí tal ves tres veces los informes, entrevistas, y documentos, todos hablaban en un principio de un hombre llamado Issac Cornelius Aragon datos cerca de 1716, un miembro de la corte de Hungría, de familia adinerada y buen cristiano, muere a los 24 años de un asalto a su carruaje, los campesinos testigos aseguran verle herido montar un caballo, jamás se le volvió a ver, los datos describían sus actividades y demás datos que no considere muy relevantes; los siguientes documentos trataban de un soldado ingles en el año 1843 llamado Nicolas Sithpul de 24 años, bueno en la guerra y con posibilidades de ascender de rango, murió en una taberna al involucrarse en una pelea, sin mas registro ni datos de su muerte ni familia, su cuerpo no fue encontrado, testigos declararon que se evaporo después de recibir una puñalada en el estomago, lo único que encontré revelante fue una vieja fotografía, tal ves una de las primeras de la época en donde aparecía el joven sujetando su arma.

También hablaban de otro hombre en los años 70 en Estados Unidos, los datos se obtuvieron cuando estuvo en prisión a causa de una manifestación del movimiento Hippie, su nombre era Matthew Rosthar de 24 años, pintor, había otra fotografía en donde el joven aparecía haciendo la señal de victoria y sosteniendo una placa policiaca.

-los mismos- susurre tomando las dos fotografías comparándolas, en ambas el mismo joven sonriente, un soldado y un pintor con algo en común, su apariencia, mas de un siglo de diferencia entre sus tiempos y ellos eran los mismos, un muchacho de cabello castaño en la imagen mas reciente, el del soldado completamente corto mientras que el pintor largo formando hermosos caireles alrededor de su bello rostro, me quede en silencio unos minutos tratando de encontrar una explicación lógica… lo único que logre razonar no tenia cordura, según mi mente estos tres hombres Issac, Nicolas y Matthew eran la misma persona, cosa simplemente descabellada, me recosté en la cama tomando las dos fotografías, ninguna explicación…

Decidí dejarlas a un lado y tal ves dormir un poco, suspire recostándome me di vuelta, la luz del sol entrando por mi ventana me hirió los ojos, mire el reloj despertador, ¡Dios!, las diez de la mañana, tome mis cosas, mochila, computadora ni siquiera me peine, me cambie en un abrir y cerrar de ojos ya estaba dispuesta a salir de mi alcoba hacia la universidad, respire hondo tomando el poco valor que me quedaba y abrí la puerta, camine a pasos silenciosos hacia la sala, todo estaba a oscuras se escuchaba al sonido de la televisión, camine lentamente hasta la ventana y corrí la cortina, dirigí los ojos hasta donde había dejado a la muerte, que me observaba en silencio desde un rincón aun en penumbras, sus ojos brillaron intensamente por el resplandor del sol.

-no me encanta la oscuridad- le dije valiente, no iba a permitir que ese ser viniera a incomodarme en mi espacio vital (departamento).
-eso es un problema- arrastro las palabras dándoles un toque amenazador.
-bueno, como sea, me voy- dije dando por terminada la “conversación”.
-eso también es un problema- escuche mas cerca, estiro sus brazos hacia mi poniendo su mano al contacto con el sol, que como la ves anterior, dejo sus huesos a mi vista, retrocedí visiblemente asustada a lo que el solo hecho una carcajada vacía.
-…b-bueno pues me voy- dije tomando mi mochila del suelo.
-te lo prohíbo- me ordeno autoritariamente cosa que me saco de las casillas, me gire a el molesta, pero ya no lo encontré.- no vas a salir de aquí, hasta que me digas donde esta ese hijo de perra- un escalofrío recorrió mi espina dorsal al sentirse aliento sobre mi oído.
-bueno pues “tenemos un problema“- no mas, ya no me iba a dejar intimidar, a pesar de ser la muerte ahora estaba ahí buscando mi apoyo, necesitando de mi, el no iba matarme pues me necesitaba así que diablos me importaban sus ordenes, ahora algo corría por mis venas, algo que me dio un sentimiento de libertad, ahora tenia poder, un poder sobre la muerte.

Al parecer el capto el brillo malicioso en mis ojos pues se alejo analizándome.

- no se que estés planeando, pero no se te olvide quien soy, no eres mas que un ser inferior, una pulga en mi zapato, puedo matarte, torturarte y hacerte cosas que ni te imaginas- amenazo.
-pero estas aquí, me necesitas, la gran y poderosa muerte necesita la pulga de sus zapatos- espete molesta.
Se aproximo a mi esta ves dando dos zancadas perceptibles estando a tan solo unos milímetros de mi, tuve miedo, pero si debía ser fuerte alguna ves tenia que ser ahora, no intimidaría ni dejaría que me pisoteasen, ni siquiera la misma muerte.
Solté mi mochila, dispuesta a correr, golpearlo o lo que hiciese falta, su mandíbula temblaba de ira y se veía que trataba de contenerse, me aleje un paso sin dejar de verlo a los ojos, sin dejar de cierta forma… retarlo.



-¡valla mama, no te conocía ese coraje!.-comento mi hija fascinada.
-bueno, era joven y estupida- comente ganándome las risas de mis espectadores.
-OK, OK continua abuela, estoy enganchada- comento mi nieta, la que odia nombre, con impaciencia.
Ely




Fic:
One-shots:



Nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie.
Avatar de Usuario
HTEBAZILE
 
Mensajes: 146
Registrado: Mié Jun 24, 2009 6:36 pm

Siguiente

Volver a Fics Terminados

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: ALEJADRACO y 0 invitados